Salvaguarda de nuestros intereses maritimos

REGISTRO DE BUQUES DE PANAMÁ Y EXPERTOS JAPONESES COOPERAN CON LAS AUTORIDADES DE ISLA MAURICIO EN EL CASO DE LA NAVE WAKASHIO

REGISTRO DE BUQUES DE PANAMÁ Y EXPERTOS JAPONESES  COOPERAN CON LAS AUTORIDADES DE ISLA MAURICIO EN EL CASO DE LA NAVE WAKASHIO

El Ministro de Asuntos Marítimos, arquitecto naval Noriel Araúz, acompañado por el director general de Marina Mercante de la Autoridad Marítima de Panamá (AMP), ingeniero Rafael Cigarruista, encabezan la delegación panameña que viajará en los próximos días a Isla Mauricio para reforzar la colaboración con las autoridades de ese país insular afectado por un derrame de hidrocarburo desde la nave wakashio, registrada en Panamá por una compañía japonesa.

 

Al grupo se sumará una delegación liderada por expertos japoneses enviada por la Asociación de Armadores de Japón (JSA, por sus siglas en inglés) con el objetivo de trabajar coordinadamente en las investigaciones pertinentes para esclarecer las causas que pudieron provocar el encallamiento y el posterior derrame de combustible.

 

Informes preliminares indican que el buque granelero de bandera panameña WAKASHIO propiedad de la empresa japonesa Nagashiki Shipping Co. Ltd. (Nagashiki Kisen KK), con número IMO 9337119, había zarpado sin carga el pasado 14 de julio de 2020 de Singapur (Offshore Terminal), con destino hacia Tubarao, Brasil.

 

Posteriormente, el día 25 de julio, cerca de las costas de Isla Mauricio, se produjo el encallamiento del buque, sin que hasta el momento se hayan determinado las causas del suceso, por falla mecánica o por error humano.

 

El buque granelero Wakashio superó una inspección del Estado Rector de Puerto en Port Hedland, WA, Australia, el 14 de febrero de 2020; además, el 1° de marzo de 2020 se le efectúo la última inspección de bandera en Kawasaki, Japón. Ambas inspecciones arrojaron resultados positivos, lo que la nave, tanto en su estructura, como con su equipamiento, se cumplía con los Convenios Internacionales establecidos por la Organización Marítima Internacional (OMI).

 

Al momento del siniestro, esta nave transportaba veinte (20) tripulantes de diferentes nacionalidades, todos con los certificados requeridos para sus respectivas posiciones y responsabilidades a bordo, tal cual lo requiere el Convenio Internacional sobre normas de formación, titulación y guardia para la gente de mar (STCW, por sus siglas en inglés). Contaban, asimismo, con las pólizas de seguros relativas a la prevención de la contaminación en el mar.

 

En cuanto a las responsabilidades civiles, estas se encontraban vigentes y todas fueron emitidas por The Japan Ship Owners’ Mutual Protection & Indemnity Association. El operador de la nave ya ha emitido comunicados sobre el particular.

 

La AMP mantiene contacto constante con los operadores de la nave, quienes han estado proporcionando la información de las operaciones relacionadas con  las maniobras de control y extracción del hidrocarburo accidentalmente liberado.

 

Tras este incidente, Panamá colabora plenamente con las autoridades internacionales, cumpliendo así con lo establecido en el Código para la Investigación de Sinestros y Sucesos Marítimos que establece la participación en conjunto de los Estados con Interés en la investigación de cualquier accidente marítimo, con el único objetivo de tratar de esclarecer las causas del siniestro y así poder emitir recomendaciones para tratar de evitar que se produzcan accidentes de la misma naturaleza en el futuro.

Impactos: 11